Los cambios urbanos después de la crisis

La crisis actual que ha provocado el COVID-19 tiene un impacto directo en la urbanidad, en donde las ciudades globalizadas propias de la modernidad de nuestro siglo, están siendo cuestionados en la mayoría, de lo que hace algunos meses, nos podría parecer “normal”. Grandes edificios corporativos llenos de personal, espacios interconectados con alta aglomeración, transporte público que parecía funcional, viviendas y oficinas con uso excesivo de recursos, energía, agua, entre otros, eran parte de nuestra cotidianidad.

Es verdad que todo ello favorece la interrelación humana, la cultura, la diversidad y las actividades económicas, pero también la propagación de este virus global.

Estando en el rol de servicios, industria y tecnologías sustentables, contamos con la responsabilidad de generar un cambio radical y positivo, generando nuevas formas urbanas, procurando atender a las personas más vulnerables y reforzando las infraestructuras para el bienestar de la población.

Como sociedad, se requiere reorientar los esfuerzos en producción, siendo solidarios, sumando el sector público y privado, haciendo uso de nuevos conocimientos, tecnología y ciencia para hacer frente al déficit económico que se avecina y abordar la emergencia climática.

Las formas de relacionarse, la vulnerabilidad de varias capas sociales y la exclusión, deben tratarse y repensarse para plantear lógicas de recuperación económica; ahora más que nunca ser resilientes, luchando contra la incertidumbre, porque volver a la misma posición de antes, es impensable e irresponsable.

Los modelos productivos y de negocio deben poner en primera línea la importancia de la ciencia y la tecnología, la inversión en ecosistemas urbanos de innovación y una industria más eficiente y sostenible, consolidando esfuerzos para reducir al máximo las emisiones.

En este contexto de separación entre unos y otros, habrá que darle un giro a la arquitectura e ingeniería mayormente sostenible, con espacios que logren mantener a los ocupantes a salvo y tranquilos, con un transporte público repensado, una movilidad ecológica bien planeada y sobre todo espacios públicos que sean dignos.

En esta ocasión, las urbes y sus liderazgos serán determinantes para concretar una nueva visión del mundo.

artículos relacionados

Sostenibilidad ¿Qué es y para qué sirve?

La sostenibilidad es un término que ha venido para instalarse por completo en nuestras vidas, pues cada vez las acciones bajo éste concepto son más necesarias.Persigue un beneficio para todos y debemos poder adoptarla como estilo de vida.

leer más

Cero desperdicio: Requisito primordial para la arquitectura moderna.

Conoce la premisa de reducción de desechos durante el montaje de una obra, para compartir las nuevas directrices que toman fuerza en la planeación de construcciones a nivel mundial.

leer más